Colabora en [email protected]

Goodbye Eddie. Lucy Cruz Carlos

Cuando escucho a Van Halen recuerdo mis días de secundaria escuchando Jump en mi celular con mis audífonos esperando la hora de salida, es una de esas bandas que a pesar que no hayas vivido en su época dorada, te trae buenos momentos de tu adolescencia y juventud, como la vez que aprendiste a conducir, la vez que saliste con tu crush o simplemente esa adrenalina con brisa veraniega que vivías a diario cuando tenías 15.

El 5 de septiembre de 1982 mi papá asistía a uno de los conciertos de los grandiosos Van Halen, en el Selland Arena en Fresno California, con orgullo siempre me contaba que había sido uno de los mejores conciertos, no solo porque estaban en sus años consagrados si no porque es una de sus bandas favoritas.

 

Cuando la semana pasada, Eddie Van Halen murió (de nuevo el cáncer hizo de las suyas), sus dedos dejaron de moverse a través de las cuerdas de níquel que eran estruendosas en plena década neón de los 80’s. Eddie quien fuera uno de los tres fundadores de una de las mejores agrupaciones de toda la historia del rock, (aunque Billie Eilish no los ubique) más de la mitad de los habitantes del globo terráqueo sabe quienes son Van Halen.

Si los padres de Eddie y Alex Van Halen jamás hubieran migrado de Ámsterdam, y si estos dos hermanos no hubieran fundado una de las bandas más trascendentales del siglo pasado, Gene Simmons (si, el demonio de Kiss) jamás los hubiera descubierto tocando en un bar.

Eddie pertenece a un grupo tan codiciado, el cual es los mejores guitarristas, con compañeros con apellidos como Hendrix, Santana, Richards, Page, Harrison y May, Eddie Van Halen es uno de los mejores guitarristas, junto con su amada Frankenstrat, con sus poderosos colores: rojo, blanco y negro, la figura de Eddie forma una parte arraigada del rock de los 80’s.

Su trabajo va más allá de Van Halen, a pesar de que nunca quiso trabajar como solista, él es el creador del legendario solo de guitarra de Beat It de Michael Jackson, lanzada en 1982, este solo se convirtió en un símbolo característico en una de las canciones favoritas interpretadas por Jackson.

Van Halen tenía un estilo fresco, tanto físico como musical, más allá de las largas melenas, de la ropa neón, los accesorios y spay para cabello, Van Halen es una de las bandas que te enganchan desde el primer riff, con canciones originales como Panama, Dance The Night Away (cuya canción fue versionada por Santana en 2010 y con la voz de Pat Monahan, vocalista de Train) o con covers como (Oh) Pretty Woman y You Really Got Me, de Roy Orbison y de The Kinks respectivamente.

Los dedos rápidos de Eddie, hacían de Van Halen una banda diferente, ya fuera con David Lee Roth con quien alcanzaron la fama con el mítico 1984 o ya fuera con Sammy Hagar quién ayudó a la banda a trascender en la era grunge de los 90’s. Cada uno de ellos, tuvieron sus hits, que consagraron a Van Halen como una de ,as más grandes bandas de rock de la historia, Roth tiene a Best Of Both Worlds, Hot the Teacher y Hagar tiene a Dreams y Right Now o una que en lo personal es una de mis favoritas: Can’t Stop Loving You.

Ya sea en Glee, Guitar Hero, o en cualquier estación de radio podemos escuchar a los gloriosos Van Halen, y lo mejor de todo es que Eddie no solo vivirá a través de su legado, también vivirá gracias a su hijo Wolfgang Van Halen, quien está siguiendo sus pasos.

Uso de cookies

Golfa.mx utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Un proyecto Editorial de Mats Media