Inventario

Ilustrando con mis abuelos Éza´r Redacción

El pasado viernes 28 de noviembre de 2021 se llevó a cabo el cierre del proyecto Ilustrando con mis abuelos Éza´r apoyado por el Sistema de Apoyos a la Creación y Proyectos Culturales (FONCA).

El evento transcurrió en la comunidad de Misión de Chichimecas, municipio de San Luis de la Paz, Gto., en el marco de la Semana Cultural organizada por la maestra Consuelo Ramírez y apoyada también por el maestro José René Ramírez Ramírez, quien formó parte del equipo integrado a su vez por María José Abreu y Moisés Campos en la gestión, Laura Edith Barrera en el acompañamiento pedagógico y Raymundo González, artista guanajuatense, en el proceso de creación artística.

Ilustrando con mis abuelos Éza´r consistió en la realización de un mural modular con niños y jóvenes de los 8 a los 18 años, a partir de la cultura Uza’ y sus tradiciones. Se realizaron grupos focales, encuestas y entrevistas con el fin de identificar la percepción de los participantes sobre su cultura, así como los encuentros con adultos mayores de la comunidad; doña Teresa García y don Luz Ramírez, quienes compartieron sus experiencias como encargados de una de las tradiciones de mayor arraigo en el pueblo: el chimal.

El chimal es una estructura tejida con la planta conocida como “cucharilla” con la que, en varias partes del centro de México se fabrican las coronas para funerales y Día de Muertos. Sin embargo, para el pueblo Uza´ cumple una función distinta: se realiza en honor a la Virgen de Guadalupe.

El chimal mide entre nueve y once metros de largo por dos metros de ancho, y el proceso de la celebración empieza desde junio, con la reunión de los esclavos para la organización de los preparativos.

Se le denomina “esclavos” a los hombres y mujeres encargados de la tradición del chimal. Es un cargo que se otorga cuando los esclavos de más avanzada edad heredan a algún miembro de la familia, puede ser un hijo (a), un sobrino (a), un yerno o nuera, un ahijado (a) o un vecino (a) que reúna cualidades relacionadas con el honor, la sobriedad, la responsabilidad, la entrega y una buena reputación. Tiene que ser alguien en quien se pueda confiar para preservar la tradición con dignidad.

De junio a noviembre, los esclavos se encargan de gestionar, entre el mismo pueblo, los gastos para las bandas de música y la pirotecnia que acompañarán la festividad. A partir del mes de noviembre, todos los grupos de danza que participarán empiezan a ensayar y a preparar su indumentaria. En diciembre, desde el día siete la gente va a los cerros a recolectar la planta, que luego colocan en la plaza comunitaria, afuera del templo. Los varones empiezan a tejer el chimal, es una actividad exclusiva del género masculino, puesto que las mujeres son sahumadoras, las que se encargan de purificar el chimal con el humo del copal.

Una vez terminada la estructura y debidamente purificada, se realiza una peregrinación posterior al novenario que concluye el 11 de diciembre. Se lleva a cabo también una velación, que consiste en permanecer despiertos toda la noche mientras se reza, se canta, y se reparte comida y el día 12 de diciembre, el chimal se lleva cargando desde Misión de Chichimecas hasta el Santuario de la Virgen de Guadalupe, en la cabecera municipal, acompañado por las danzas, los grupos de música y la pirotecnia.

Los abuelos (doña Tere y don Luz) que ostentan el cargo de esclavos explicaron a los participantes y al resto de los presentes que formaron parte del proyecto Ilustrando con mis abuelos Éza´r cómo se desarrolla la festividad, así como sus significados. Por ejemplo, el humo es el vehículo de las oraciones, plegarias, pedimentos y agradecimientos del pueblo Uza’. Se pide y se agradece por motivos como el hecho aparentemente simple de permanecer sobre la faz de la tierra, pero también cuando se enfrenta una dificultad o cuando se ha recibido una gran bendición.

Todos estos conocimientos y la convivencia con los mayores generaron en los participantes la idea de realizar el mural modular con la estructura del chimal que fue, además, el tema principal. Durante toda la experiencia de intervención, los niños y jóvenes mostraron el sentido de pertenencia y comunidad que los distingue, pues, a pesar de las dificultades que enfrentan (como es en todos los pueblos) hay un interés genuino por conservar lengua, cultura y tradiciones, además de un gran talento para expresar sus ideas. Otro de los aspectos que caracteriza a los niños y jóvenes Éza´r es su disciplina, su avidez de aprender, su gran sensibilidad, inteligencia y la comprensión de su entorno.

El idioma Uza´ sigue en riesgo, por lo tanto, deben emprenderse acciones para su conservación, pues en su visión se concentran formas diversas y diferenciadas de percibir y producir las múltiples realidades que constituyen la riqueza de nuestro territorio. Por otra parte, esta valiosa cultura del Estado de Guanajuato representa en gran medida, aquello con lo que podemos construir una sociedad más sólida cuyo éxito siempre ha dependido de la forma en cómo se configuran sus relaciones humanas.

 

You may also like

More in Inventario