Películas contra el aburrimiento del COVID ¡Y PARA QUE TE QUEDES EN CASA! por Alejandro Valdés

Siempre he pensado que las listas de recomendaciones son netamente personales. Que por obvias razones mi gusto es diferente al de todos los demás. Pero también es cierto que a veces si nos dan una manita para escoger o para saber si vale la pena ver una película sirve… y vaya que sirve. Si no leíste el artículo de CATS, la película y tienes la intención de verla… bueno, te recomiendo que lo leas.

En fin, ahora que nos faltan estrenos en cine, quiero recomendarte 6 películas para ver, de acuerdo a como te sientes. Y al final te pondré 6 que no te recomiendo que veas ni para “agarrar sueño”. Espero sea de alguna utilidad.

Si te sientes deprimido, solo, molesto, sin ganas: ve Joker.

Definitivamente o te arrancas las ropas y te quieres cortar las venas con Pan tostado o la disfrutas y te olvidas de todos tus problemas. Es una de esas películas que disfrutas por la actuación y no por la trama en sí. Que Joaquin Phoenix les da una cátedra de como actuar a todos aquellos que no creían en él. Que el director Todd Phillips hizo exactamente lo que Phoenix quiso y que, la banda sonora es un lujo.

Si sientes que no importa que el mundo se mueva…

¡Tú feliz!: Definitivamente puedes ver Willy Wonka & the Chocolate Factory o Charlie and the Chocolate Factory.

Ve cualquiera de las dos versiones. Esta es una de esas películas que a pesar de las diferentes visiones de los directores (Mel Stuart  y el genial Tim Burton) y las actuaciones de los principales (Gene Wilder y Johnny Deep, ambos geniales para mi gusto) se disfrutan las dos. Una más obscura que la otra. Una más producida que la otra. Una con mas efectos que la otra. Una con mejor música que la otra… pero vale la pena. Y si sientes que el mundo se desborda de felicidad no te va a decepcionar.

Si sientes “mapirositas en el esmótago” y el amor es lo único que vale en el mundo: Mi recomendación es Sleepless in Seattle.

La directora Nora Ephron hizo una obra maestra de amor sin ensuciarlo, sin tocarlo a lo idiota con escenas de sexo o de enojos estúpidos. No digo que no valga la pena este tipo de argumentos en cierto género de películas (y no hablo de la aburrida y sonsa serie de Shades of Grey, sino de joyas como 9 ½ weeks). Tom Hanks, Meg Ryan y el todavía niño Ross Malinger (ya creció) te llevan en un viaje donde de verdad crees que existe el amor en algún lado y que lo único que se tiene que hacer es encontrarlo (¡qué fácil!). En fin, vale la hora y 46 minutos que te avientas viéndola.

Si tienes ganas de destruir el mundo, verlo como arde y explota todo y claro, tu te salvas: Cualquiera de la serie de Mission: Impossible.

Cualquiera. En serio. No tengo favorita. He disfrutado todas las tonterías e incoherencias que tiene cada una de las películas: cambiar las llantas de las motos de carretera a todo terreno; levantar una pistola de la arena; para en el último medio segundo todo para que no se acabe el mundo; cortar cables; pelear con 20 y ganar; volar en un avión colgado de las uñas en la puerta hermética; caer de un helicóptero y al final poder quitar la llave que mataría todos… en fin. Es acción pura y divertida, sin mayor pretensión que divertirte. Por cierto, en Mission: Impossible – Retaliaton me gustaron los detalles de regresar a herramientas más reales y menos tecnológicas, pero las 6 se pueden ver a gusto y en desorden. Por eso no puse en este sentimiento a Jason Bourne. Quizá la bronca de la serie de Bourne es que si está seriada, lo que significa que si no viste la anterior te puedes hacer bolas o perder la idea de la importancia de personajes secundarios.

Si sientes ganas de volar, matar monstruos y acabar con la maldad: Todos pensarán que aquí voy a poner la magistral, genial, única, extraordinaria Star Wars, pero no. Bueno, se que exageré en todo lo anterior. Pero si es una de mis películas y series favoritas. He disfrutado todo. Incluso tengo la versión original en VHS sin retoques ni nada y muchas cosas más. Pero no; como dije, no es la que les voy a recomendar. En este caso me vino a la mente y no pude quitármela de la cabeza hasta que la volví a ver hace unos días: Neverending Story (la original). ¿Quién en sus cabales no quiere volar en un dragón que parece perro? ¿Quién no se ha querido enamorar de una princesa que no hace nada y hace todo? ¿Quién no ha querido ser un súper héroe? Los puristas dirán que el libro es un millón de veces mejor que la película y les doy toda la razón, pero al final lo entrañable y sencilla que fue la puesta cinematográfica y la dirección de Wolfgang Petersen, al igual que las actuaciones de actores desconocidos en ese momento como Barret Oliver, Noah Hathaway y Tami Stranach la hacen totalmente disfrutable.

Si sientes ganas de llorar, llorar, llorar, llorar y llorar: Todos debemos estar de acuerdo que todos lloramos por diferentes cosas en una película y de acuerdo a nuestro estado de ánimo. Lloramos con Love Story (1970) si hablamos de amor de pareja. Million Dollar Baby (2004) si nos sentimos sin suerte. Stepmom (1998) o The Killing field (1984) si hablamos de un amor fraternal.

Pero con la que si creo que lloramos todos y en los primeros 15 minutos es Up the Disney. Esta obra maestra de 2009 es imperdible. Vaya forma de contarte una historia dentro de una historia y hacerte sentir el amor de toda una vida… en esos 15 minutos. El resto de la película es genial también. Tan fuerte es el desarrollo de la historia pasa a segundo término lo famosos o no que son los artistas que crean las voces en inglés o en español, no como en otras, que es lo único importante. Si alguien pensó en The Lion King de 2019 que para mi fue aburrida y mala no es mi culpa (No hablo de la original de 1994. Esa es una joya).

Si sientes ganas de solamente pasar el rato y ver una buena película: Pues aquí te recomiendo que veas la que más te gusta. Te recomiendo para ver esa película que tenga dos características importantes: que cuando estés haciendo zapping sea de las que te quedas a verla, aunque se la quincuagésima vez que lo haces y que te haga olvidar un rato que estamos viviendo tiempos y épocas difíciles… mucho.

Y como dije que de todas formas iba a recomendar (dejé en la lista de las finalistas a Indiana Jones, The Fight Club, Interstellar, Groundhog Day, Back to the future. Top Secret o Star Trek) y ya entrados en gastos, Scott Pilgrim vs. The World. Si hablamos de adaptaciones innecesarias, actores sobrevalorados y música estridente que a muchos no les gusta, Scott Pilgrim se lleva las palmas de oro. Las actuaciones de Michael Cera, Mary Elizabeth Winstead, Kieran Culking y todos los secundarios no es memorable. La dirección de Edgar Wright es normal y la música… bueno, ahí si tengo que decir que me encanta y que es genial, aunque a muchos no les agrade (Black Sheep es increíble). Pero algo pasa cuando pasa, que tiene ese algo… ese no se qué, que qué se yo, que no se que cosa, que hace que cada vez que me la encuentro en televisión o en streaming la vea y me divierta y que no la pare de ver.

Por eso les digo, vean la que más les gusta para pasar el rato.

Ahora viene la parte mas vil del asunto: las 6 que yo no vería ni aunque me pagaran. Empiezo con la de mi artículo anterior y que no se la recomiendo ni a mi peor enemigo Cats (2019).

Otra de las no recomendadas y que da pie a decir que no siempre las fórmulas triunfadoras ganan es You Got Mail (1998) con los mismos actores que Sleepless in Seattle, aunque con todo un acartonamiento y pérdida de chispa que tiene esta última.

Cualquiera que empiece en su nombre en español con Otra tonta película de… en serio, pierdan su tiempo en algo mejor.

Batman & Robin (1997). No la vean, ni George Clooney ni Uma Thurman se salvan en este bodrio de 1997.

Alexander (2004). Gran cuadro actoral, gran director, gran producción. ¿El resultado? Aburrida, sin sentido, sobreactuada y confusa.

Y por último les doy a escoger… aunque yo recomendaría que no vieran ninguna: Norbit (2007) y Jack & Jill (2011). Tengo que decir que los dos actores principales (Eddie Murphy y Adam Sandler) me encantan y disfruto algunas de sus películas. Pero si estas dos… las borro del mapa, el mundo sería un lugar mejor.

En fin, esas son las 6 películas que recomendaré y las que no recomendaré (se que fueron más, pero en este caso nadie cuenta).

Seguramente muchos no van a estar de acuerdo y eso es lo mejor del cine, que cada quien puede tener su opinión y puntos de vista. Y también se que dejé de nombrar a un sinfín de películas, tanto de la parte buena como de la mala. Al final es solo un intento de poner en papel algunas ideas que me estaban cruzando por la mente y que quise que supieran. Espero ya pronto podamos hablar de grandes estrenos otra vez y que podamos criticar objetivamente lo que viene. Mientras tanto: ¡Cuídense mucho! Y por favor: Respeten la sana distancia, no sea inconscientes y si se sienten mal no vayan a lugares públicos y por lo menos, ¡PÓNGANSE EL BENDITO TAPABOCAS!

 

 

Historia Anterior

Cerulia y yo por Joan Carel

Siguiente Historia

La respuesta imprevista Gabriela Cano