CineInventario

“STARGIRL: Ser tú mismo, la mejor decisión” Por Lidia Esmeralda Muñoz Martínez

Hace unos días, me topé con un título de película interesante, con una descripción que particularmente llamó mi atención. Stargirl es el nombre y su trama es sobre un joven introvertido, a quien una chica nueva con una particular forma de ser lo deja cautivado, además de que esta chica llega a cambiar la manera en que todos se perciben a sí mismos. Esta película se estrenó el 13 de marzo de 2020 de forma digital y ahora está disponible en Disney Plus, está basada en una novela homónima de Jerry Spinelli.

Normalmente los romances juveniles vienen con tramas parecidas y predecibles, pero esta película tiene un mensaje en especial que considero digno de compartir y reflexionar.

Conforme vamos creciendo, aprendemos a actuar de acuerdo con el contexto social en el que nos desarrollamos, sabemos lo que es bien visto y lo que nos tacharía como fenómenos, las cosas que nos hacen aceptables y lo que nos convierte en rechazados, de manera que en muchas ocasiones terminamos suprimiendo aspectos especiales de nuestra personalidad que nos volverían destacables o diferentes de lo común y ¡Dios nos libre de que alguien nos mire ser auténticos y nos juzgue por eso!… El miedo a lo que las otras personas piensen de nosotros puede definir mucho de lo que nos permitimos hacer y también mucho de lo que no y en general, para poder sobrevivir rodeado de tantas personas sin arriesgarse en el acto, muchas veces es mejor adaptar quienes somos sin liberar todo nuestro potencial y acostumbrarnos a conformarnos con ello.

Pues Stargirl resulta ser todo lo contrario a lo anterior, una chica que nació para destacar por su particular forma de ser y de actuar, se deja guiar por su espíritu libre sin detenerse a pensar lo que pudieran pensar o decir de ella. Alguien que aprendió a vivir fluyendo naturalmente, dándose la oportunidad de llamar la atención siempre sin prejuicios. Claramente no todas las personas poseen la misma personalidad, hay quienes son más introvertidos, prefiriendo escuchar antes que hablar, que su manera de destacar es desde los pequeños detalles que los hacen perfectamente diferentes, así como Leo, el joven que de manera inexplicable empieza a sentir atracción, (a la vez que siente temor) por Stargirl. En su historia de vida viene un claro ejemplo de un pequeño que era diferente en un aspecto especial, pero que, al ser atacado por otros niños de su entorno por ser diferente, se vio en la necesidad de eliminar u ocultar parte de su particularidad y así evitar los riesgos que ella le causaba, creciendo con la idea de que es mejor no destacar y mantenerse en el anonimato.

En esta parte, podemos darnos cuenta de que muchas veces somos razón de que otros no exploten ni descubran en su totalidad lo que los hace únicos en el mundo, pues nos es más fácil juzgar a aquellos que por alguna razón se atreven a hacer algo nuevo o que deciden ser diferentes del molde predeterminado que se nos suele querer imponer, pues si uno no lo hace, no hay que dejar que otros sí. La misma historia nos muestra tantos ejemplos de personas que fueron suprimidas por haber levantado la voz en contra de lo que todo el mundo decía, o que se atrevieron a proponer ideas que requerían de un gran cambio por parte de la sociedad, pero como ya es algo normal, tememos a lo desconocido, en esto, temen al cambio.

Los jóvenes de la escuela a la que la protagonista llega, comienzan a tener un nuevo descubrimiento gracias a su ejemplo, la aceptan y reciben con gusto y ella puede vivir su autenticidad con tranquilidad, pero viene el momento en el que ella hace algo con lo que no están de acuerdo y con esto la etiquetan y la rechazan, logrando en cierto modo que ella termine por quitar todo lo que la volvía original y mezclarse entre las características generales que a todos los definían, no quedaba en ella nada nuevo, e incluso Leo parece estar feliz con esa versión de ella que no llamaba la atención, pero el corazón de Stargirl se ve frustrado y limitado, a lo que decide oponerse y volver a ser quien en verdad era, con una mayor motivación.

Lo que para mí resulta ser el mensaje más importante de esta historia es el siguiente:

Cada uno de nosotros tenemos la posibilidad de ser únicos, no existen ni existirán nunca dos personas iguales, ni siquiera aquellos que nacen gemelos comparten la totalidad de sus personalidades. Pensamos diferente, tenemos gustos diferentes y existen una infinidad de maneras diferentes de concebir la vida y el mundo. Aceptemos la particularidad que cada uno de nosotros posee y permitamos que nuestro corazón defina quien es sin dejar que cuestiones ajenas supriman nuestra creatividad. También es importante que no nos volvamos cuervos que se comen los ojos de aquellos que deciden ser libres y espontáneos, no les cortemos las alas a quienes sueñan con cambiar el mundo. Recordemos que solo aquellos que en su autenticidad llegan a permitirse ser diferentes a lo que el mundo generalmente propone, son quienes logran cambios grandes. No es un camino fácil, enfrentarse a las corrientes que luchan con llevarnos con ellas puede resultar extremadamente pesado, pero es un trabajo y privilegio de los valientes que deciden actuar y ser, simplemente ser.

Tú eres una persona única, especial, maravillosa y capaz, con características particulares que son solo tuyas y de nadie más, no habrá otra persona que haga las cosas o piense igual a ti en todo y eso es precisamente lo que hace diverso y emocionante al mundo, siempre hay algo o alguien nuevo que conocer. Así como hizo Stargirl, podemos cada uno de nosotros dejar una marca, ya sea en nuestros trabajos, en nuestra escuela, ciudad, familia, amigos o solo en nosotros mismos, pero que nuestra existencia no se base en lo que la sociedad defina mejor para nosotros, sino en lo que nosotros definimos para hacer mejor a la sociedad. Ser tú mismo siempre será la mejor decisión.

Así pues, te exhorto a conocer esta historia, que puede gustar o puede que no, pero al menos no nos quedemos con la duda.

You may also like

More in Cine