Uno por ciento Camila Barba

//

Desperté

reviviendo con rabia y coraje,

anhelaba que fuera un sueño o una pesadilla,

pero no fue así.

 

Desperté

queriendo olvidar todo,

dejarlo pasar como un simple trago amargo

que te deja alguna que otra agrura en la garganta,

pero no fue así.

 

Desperté

odiándote aun cuando todos te amaban,

convenciéndome de que era absurdo

odiar a una caja de cenizas,

pero no fue así.

 

Desperté

con lo que develé que era un recuerdo

o tal vez una condena infernal,

un recuerdo donde me pintaba

sentada feliz sobre tu pierna

y tú comenzando a posar tu mano sobre mi sexo;

confundida, me mantuve quietecita

porque tan solo tenía el uno por ciento

de lo que tú tenías de vida.

 

Historia Anterior

Encerrado entre sonetos (I) Por: Gustavo Meza Medina

Siguiente Historia

Ojitos Por: Mariel Estévez Palmero